lunes, 14 de abril de 2014

Yo divago demasiado.

"La evidencia científica reciente sugiere que el HAARP está en funcionamiento y que tiene la capacidad potencial de desencadenar inundaciones, sequías, huracanes y terremotos. Desde un punto de vista militar, HAARP es un arma de destrucción masiva. Potencialmente, constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar selectivamente los sistemas agrícolas y ecológicos de regiones enteras..."
Y sí, soy consciente de la inquebrantable labor de Rosario Murillo mientras tiembla la Tierra, pero cuando leo cosas como aquello divago y no más pienso que sí, que Rosario es inteligente y lo hace muy bien; quizá podría decirse a sí misma mientras se ve al espejo y se maquilla..."aquí ya los domé, aquí concluirán que soy buena; humanitaria", mientras es buena haciéndolo, pero siguiendo una cadena, una de doble moral que no admite escrúpulos, que apela a la permanencia del status quo, a los que creen que el poder ha de ser suyo por siempre, como aquellos poderosos estados de allá arriba tranzando con los enclenques gobiernos de acá abajo bajo formas insospechadas y todos lo hacen muy bien,sutilmente o bien, yo divago demasiado.

domingo, 19 de enero de 2014

Escuchar la voz interior, como ir dándole toquecitos una antigua cajita de música que súbitamente, empieza sonar.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Mi oficio es estar viva,
sentir, respirar.
Mi oficio es reunir todo esto que soy mediante la palabra.

Mi oficio es hacerme compañía.
Mi oficio es mi loca deconstrucción del mundo – que como todo joven soñador-
me creo capaz de sentir que el mundo es mío. Que sí se puede.

Mi oficio es reunir anhelos,
enamorarme cada vez más de la Luna,
y de manera basta de la Tierra.
Mi oficio es la descomposición anímica
del todo y de cada una de sus partes.
Yo me oficio de transcribir mi emoción, toda mi moción celular al vocablo.

Mi oficio es transcribir todo esto que siento,
es pescar estrellas,
remar la luna,
besar los pájaros,
pintar el cielo,
y no claudicar jamás,
porque mi oficio es un oficio lleno de vida.

Me oficio de ver la dilatación de mis pupilas a través de un espejo,
me oficio del desvelo, de la meditación y del ensueño,
me oficio de desvelarme durmiendo,
me oficio de las horas y del transitar del tiempo;
me oficio de la nostalgia,
¿hubo acaso golpe de Estado en la dictadura de la nostalgia?
según mi oficio, aún no puedo responder.

Resumiendo mientras puedo,
me oficio del Universo,
de un alfiler,
de las nubes,
del agua,
de la naturaleza,
de las miradas,
las profundas miradas.
También me oficio
de los arcoiris
y oficialmente me oficio de los ocasos;
me oficio francamente de dar y recibir amor,
del amor yo me oficio,
de él me valgo para
procurar la paz entre mis sienes
y mi muy buscada armonía interior.

Mi oficio es amar mi oficio.
Por eso Oliverio Girondo dijo “Mi oficio es ser poeta”.

Luna llena.


Siempre a mi ser impacienta este día, este día que es hoy, cuando puedo contemplar la Luna desde la puerta de mi cuarto, explayada, en ese lienzo azul oscuro que estremece y ensimisma.
Siento que soy de la Luna, una sensación extrañamente bella sentir que mi alma se escapa para encontrarse con su luz mientras me deja a mí muda, bajo esa insospechada energía que a mi ser acuna y envuelve en su redondo abrazo. Cómo me encantaría abrazarme a unos de sus cráteres y darle un beso. Decirle que no solo es amante de la Tierra sino mía, que la amo desde siempre, desde lejos y en la distancia como lo hizo Dante Alighieri con su amada Beatriz, que su belleza me enloquece como a Calígula, que después de nombrar cónsul a su caballo quería por amante a la Luna. Qué sabia locura la de Calígula, siento que también es la mía. ¡Salve Luna Llena! ¡Salve Diosa! Beso de los amantes, pan para el alma hambrienta, amor con la Tierra tejido de infinito(s).

Dejarlo claro.

No soy la mujer de tu vida, soy la mujer de mi vida, en tu vida.
Es distinto.
El que calla no siempre otorga,

se trata de cerrar la boca y no discutir con idiotas.

La espera.

La espera del 


ser añorado


es un cenicero que 


nunca


se llena,


es un cigarrillo que 


nunca se apaga,


es un insomnio de ojos aguados.